Alto a la desinformación: educación mediática en el año electoral

Alto a la desinformación: educación mediática en el año electoral

Como parte de nuestro compromiso para la formación cívica de los estudiantes en este año año electoral y en unión con nuestros socios , en la Universidad del Valle de Guaemala buscamos ofrecer las herramientas necesarias para el desarrollo de pensamiento crítico.

El American Center Whalt Withman ofreció un  conferencia con  Enrique Naveda, coordinador general de Plaza Pública, al Campus Central, para conversar sobre la importancia de estar informados y diferenciar términos como “noticias falsas” “desinformación” e “información perdida.

“Fake news” un término mal utilizado

Para Naveda, el término “fake news” o “noticias falsas”, no es capaz de explicar la complejidad de la situación, ya que genera confusión y tampoco define bien el concepto.

Por ello, su principal recomendación es dejar de hablar de “noticias falsas” y sustituir su uso por el término “desinformación” que responde mucho mejor a la complejidad del fenómeno.

¿Qué es la desinformación?

El experto comentó que el término se refiere a información falsa, imprecisa o engañosa, presentada y promovida para obtener ingresos o causar daño público intencionadamente. Es decir, no sólo hay falta de veracidad, sino de intencionalidad.

La desinformación se genera no sólo desde medios de comunicación. Los bulos se distribuyen por las redes sociales sin necesidad de enlace alguno y sin adoptar formato de noticias.

¿Qué es la misinformation?

Naveda también mencionó el término “misinformation” o “información perdida”. Este se refiere a la información que esta arrastrada por mal entendidos o errores.

“Cualquiera de nosotros puede incurrir en la misinfomation, porque puede que nos haya llegado mal la información, no la teníamos completa o simplemente no logramos contextualizarla bien y por eso perdió el verdadero sentido.”

Lo que diferencia a la desinformation de la misinformation es que en esta última no hay una intención explicita de engañar.

Whatsapp, un arma potente para la desinformación

La fuente más efectiva de desinformación, según Naveda, es WhatsApp, porque es una comunidad más cercana, ya que no cualquiera tiene nuestro número telefónico. “En Whatsapp hacemos el esfuerzo por mandar el mensaje a alguien concreto, no es como Facebook donde no se sabe si las personas lo vieron o no”, mencionó.

El éxito del proceso de desinformación dependerá en gran medida de la capacidad de cada uno de esos usuarios para identificar la falsedad e intencionalidad de esa información, impedir su difusión y destaparla.

Naveda brindó 3 consejos para descubrir la desinformación: detenernos, reflexionar y verificar.  Al finalizar el evento varios estudiantes pudieron resolver sus dudas conversando con el experto.

También te podría interesar:

Detrás de los NetCenters: ¿los malos o los buenos de las redes sociales?

Los 5 libros de la facultad de Ciencias Sociales que ayudan a financiar becas

 


Last modified: 15/03/2019

Anterior

MakerLab: el laboratorio-semillero con las máquinas más increíbles

En el J-307 del Campus Central de la Universidad del Valle de Guatemala, se encuentra un mundo maker dentro...

Siguiente

Datos curiosos que marcaron el Día de Pi en la UVG

El 14 de marzo celebramos el #PiDay en la Universidad de Valle de Guatemala en tres jornadas diferentes. El...