Día Internacional del Medio Ambiente

Día Internacional del Medio Ambiente

La conmemoración invita a reflexionar sobre nuestras acciones

auto/ Posee recursos abundantes. Sin embargo, pese a su enorme riqueza, se encuentra entre los 10 países más vulnerables al cambio climático en el mundo y en las últimas cuatro décadas hemos perdido la mitad de nuestros bosques. Sobran notas vinculadas con la degradación del entorno, contaminación, mal manejo de recursos y pérdida de biodiversidad. Hoy podríamos insistir en la urgencia de tratar el caso del Lago de Atitlán o recordar esfuerzos fallidos en Amatitlán, mañana hablar sobre el último estudio de cobertura boscosa y luego tratar la problemática de disposición de desechos sólidos, la crisis del agua u otra temática que nos preocupe. Por ello, es imperativo que revisemos nuestras actuaciones y asumamos prácticas que sean compatibles con el ambiente. Debemos unir esfuerzos para mitigar los problemas y mantener los procesos ecológicos en función del bienestar humano, lo cual ayudará a mejorar la calidad de vida de las personas y las comunidades, en especial de las más pobres y vulnerables del país.

El miércoles se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente, el cual se estableció el 5 de junio de 1972, en conmemoración de la Primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano. La ocasión brinda la oportunidad de ampliar las bases de una opinión pública bien informada e invita a los individuos, a las empresas y a las colectividades a ser consecuentes con la conservación y la mejora del medio ambiente. Nos permite reflexionar sobre la situación actual y evaluar si los patrones y tendencias identificados nos llevan en la dirección correcta. Lamentablemente, en varios casos la respuesta es contundente y alarmante. Muchos de los indicadores reflejan que nuestras prácticas nos apartan aún más de la senda del desarrollo sostenible. Como señala la Organización de las Naciones Unidas, “el ser humano es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente. En la larga y tortuosa evolución de la especie humana en este planeta se ha llegado a una etapa en que, gracias a la rápida aceleración de la ciencia y la tecnología, las personas han adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes, cuanto las rodea.”. Este potencial conlleva una enorme responsabilidad.  Por ello, cada quien debe evaluar su comportamiento y redefinir su compromiso con el entorno.  Esa decisión permitirá establecer la normativa que guiará nuestras acciones. Ojalá la conmemoración de esta celebración ayude a que muchos puedan hacerlo y redunde en la sostenibilidad.

Existen esfuerzos que permiten marcar la cancha de mejor manera. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, han prestado especial atención al medio ambiente, destacándose compromisos vinculados con agua limpia y saneamiento, energía sostenible y no contaminante, producción y consumo responsable, acción por el clima, vida submarina y de ecosistemas terrestres y establecimiento de alianzas, entre otros aspectos. Un análisis detenido de los mismos puede ser una guía valiosa para orientar nuestros pasos.  Por ello, una estrategia a seguir es adoptar voluntariamente algunos de estos objetivos.  Ello se aplica a todos, a los individuos, sus familias y comunidades, a las empresas, a las agrupaciones, a las organizaciones, a las industrias y a los diversos sectores.

 


Last modified: 06/06/2019

Anterior

¡Estamos creando proyectos que contribuyen a los ODS!

Este año, los estudiantes de las carreras de Ciencias de la Administración, Marketing e Ingeniería...

Siguiente

Académico, Central, Ingeniería

Entre más empresas se unen, más grande es el impacto positivo del uso de biodiésel

Desde hace 12 años en la Universidad del Valle de Guatemala hemos producido aproximadamente 7,000 galones de...