El legado de la Dra. Hatch: una vida de pasión por la Arqueología

El legado de la Dra. Hatch, una vida de pasión por la arqueología

Quienes la conocen, la definen como una mujer inteligente, visionaria, llena de virtudes y conocimientos sobre el mundo de la Arqueología. Después de entrevistarla, se puede dar fe de que es así. Tras varios minutos caminando por los edificios de la Universidad del Valle de Guatemala, decidimos entrar a un salón para charlar.

La doctora Marion Popenoe de Hatch, mejor conocida como Dra. Hatch, como siempre, nos mostró una sonrisa. Con generosidad, nos abrió su alma inquebrantable y pudimos sentir su amor incondicional por la Arqueología. Aquí  compartimos los detalles de su trayectoria, en sus propias palabras:

Veamos un poco hacia el pasado. Cuéntenos, ¿cómo nace su pasión por la Arqueología?

Nací en Guatemala, pero cuando tenía dos años mi mamá murió y mi padre nos mandó a mis tres hermanos y a mí a Estados Unidos. 10 años después, mi padre se casó y comenzó a crear la Escuela Agrícola Panamericana “Zamorano” en Honduras, así que nos fuimos a vivir allá.

Comenzamos a vivir en un valle aislado. No había nada y no teníamos vecinos. Solo mirábamos de lejos a las personas que trabajaban en el campo y quienes trabajaban por la escuela, entonces mi padre optó por darnos un caballo, una guitarra y nos puso un tutor personalizado.

Mi madre era arqueóloga, puede que la Arqueología ya viniera en mi sangre. Mi padre tenía muchos libros de ella. En mi casa, siempre existió una muy buena biblioteca, entonces comencé a leer.

Siempre tuve esa fascinación por ver qué había detrás de cada lectura y no cabe duda que disfruté esos dos años de libros, libertad y caballos.

“El primer libro que leí fue sobre la conquista de Latinoamérica. Con cada página que pasaba, yo estaba realmente fascinada”.

Mi padre se dio cuenta de que necesitábamos educación y no solamente a un tutor. Entonces, nos mandó a estudiar a un internado en Guatemala. Para mí, la educación nunca fue algo feo porque mi papá siempre nos inculcó eso, siempre nos dio libros para leer y siempre encontré a varias personas que me inspiraban. 

Fotografía: Departamento de Arqueología

Me gradué de bachillerato  en Guatemala y fui a California a estudiar en la universidad. Tenía muchas preguntas sobre diversos temas, pero no encontré nada que respondiera a esas preguntas. Opté por estudiar relaciones internacionales y luego me casé. Tuve dos hijas y, tiempo después, mi esposo murió.

Un día, mi papá vino a visitarme y me dijo que quería darme un regalo. Le dije que lo mejor que podía darme era un curso de correspondencia sobre Introducción a la Antropología. Me lo regaló y quedé sorprendida, encontré todas mis respuestas en ese curso, estaba realmente encantada.

“Yo siempre vivía cuestionando todo: ¿por qué eso es así?, ¿cuál es su origen?, ¿de dónde viene?”.

Regresé a Guatemala y mi padre habló con el Dr. Shook, un reconocido arqueólogo al que había conocido durante mi tiempo estudiando en secundaria, para que yo pudiera trabajar con él. No lo pensó dos veces y me dijo: si quiere trabajar, tiene que sacar su título en Arqueología. No vale la pena si no lo tiene.

Opté por regresar a la Universidad de California en Berkeley y estuve siete años estudiando allí. Saqué los cursos de introducción a la Antropología y, después, me aceptaron para hacer un posgrado en Antropología Mesoamericana.

Cuando me aceptaron en Berkeley, pensé: ¡qué suerte tener esta gran oportunidad!

Saqué todos los cursos posibles y, a veces, intencionalmente dejaba un curso que era requisito para no graduarme y así seguir estudiando.

Después de terminar sus estudios, regresa satisfecha a UVG, ¿cómo fue esta experiencia?

En 1979, entré a UVG dando cursos de Arqueología. En ese momento, no existía una separación de departamentos, todos éramos un solo departamento de la Facultad de Ciencias Sociales. Luego, en 1982, dividieron la facultad en Sociología, Antropología y Arqueología.

Me dijeron: Doctora, vamos a abrir el departamento y la vamos a nombrar como directora. Estaba entusiasmada porque, en primer lugar, me gustaba la Universidad y sus investigaciones, así que levanté la cabeza y dije: bueno, vamos a hacerlo.

Mientras me encontraba trabajando con el Dr. Shook, aprendí muchas cosas importantes, en realidad era un excelente mentor. De él aprendí tres lecciones que nunca olvido:

  • Me enseñó a analizar la cerámica arqueológica de Guatemala.
  • Aprendí sobre la arqueología de Guatemala, porque me llevó a muchos sitios.
  • Su actitud hacía la ciencia y hacía la Arqueología.

Usted ha realizado decenas de investigaciones, ¿cuál ha marcado su camino como profesional?

Considero que Kaminaljuyú guiado por el Dr. Shook. Con investigaciones como estas, he determinado las relaciones arqueológicas entre el Altiplano y la Costa Sur, una región que es diferente de Petén.

Me llamó mucho la atención porque siempre el enfoque es Petén, pero no se sabe mucho de los otros lugares de la Costa Sur y el Altiplano de Guatemala.

Usted ha estado muchos años en el campo de la Arqueología, ¿cuáles han sido sus principales aprendizajes?

He aprendido que, en Guatemala, hay cerebros, talento, pasión, hay de todo. Por eso, debemos enfocarnos en aportar, a pesar de todos los problemas, debemos saber que somos ricos en muchos sentidos.

¿En qué proyectos se encuentra trabajando ahora?

Ahora estoy escribiendo un libro sobre varias de mis investigaciones. Es curioso porque ahora trabajo con varias personas que fueron mis alumnos. Eso me da una gran satisfacción porque fueron grandes estudiantes de mis clases quienes ahora están promoviendo la arqueología hacia el futuro.

Por último, Doctora, veo en sus ojos un brillo de felicidad, ¿a qué se debe?

Estoy agradecida por muchas cosas en mi vida, pero profesionalmente, doy tantas gracias porque yo pude hacer lo que quería desde niña y espero que todos los jóvenes puedan hacer lo que les guste. Solo así van a demostrar toda esa pasión que llegará a aportar a su país.

Te invitamos a ver varias fotografías de la Dra. Hatch, cortesía del departamento de Arqueología. 

Te podría interesar:

Secretos de los Mayas, la nueva serie de Natgeo

Los 5 libros de la facultad de Ciencias Sociales que ayudan a financiar becas

Rolando Cifuentes: “hay que entregarlo todo para alcanzar nuestros sueños”

 

 

 


Last modified: 11/04/2019

Anterior

De las aulas hacia la conservación del ambiente

El Plan de Reciclaje continúa avanzando en el campus y las estaciones siguen esperando a que deposites tus...

Siguiente

CREA: el programa que enciende la chispa del emprendimiento en UVG

Emprendimiento. Escuchas esta palabra todos los días dentro de la universidad. Seguramente, también tienes...