Isabella González: “crean en sí mismos para que puedan transformar su entorno”

El emprendimiento y la visión de mejora se encuentran en la sangre de Isabela González

Isabella González es una estudiante de Ingeniera Industrial cuyo corazón siempre ha buscado encontrar soluciones a los problemas sociales. Luego de incursionar en varios proyectos dentro y fuera de la Universidad del Valle de Guatemala, logró ganar una beca de la Fundación Botín, la cual selecciona solamente a 32 jóvenes de 5,000 que aplican. Hoy nos cuenta cómo alcanzó esta meta.

El camino de emprendimiento de Isabella

Mi pasión siempre fue la Antropología, pero en mi casa todos son ingenieros. Debido a esto entré a estudiar Ingeniería Industrial en UVG, por eso pienso terminar mi carrera y hacer una maestría en Desarrollo o en Antropología Aplicada.

“Creo que uno de mis grandes retos fue estudiar una carrera que en el fondo yo no quería, pero lo más interesante fue descubrir qué haría para que me gustara.”

Entré a UVG y busqué involucrarme en proyectos sociales, así que decidí unirme a ENACTUS.  Allí trabajé con artesanos, los ayudábamos a desarrollar sus productos y a realizar estudios de mercado.  Ese fue mi primer acercamiento relacionado a temas de emprendimiento.

Luego decidí acudir al Foro internacional de emprendedores el cual motiva a los jóvenes de toda Latinoamericana  a emprender y a crear nuevas ideas, un año después me volví parte del staff.

En mayo de 2018 se abrió una convocatoria para aplicar a una beca de la Fundación Botín. El director de mi carrera seleccionó a 5 estudiantes para que acudiéramos a la charla informativa, apliqué y fui seleccionada dentro de 5,000 personas para el programa “Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina“. Este pretende impulsar el desarrollo de la región por medio de una red de servidores públicos con alta capacitación y compromiso con el interés general.

Consulta la convocatoria para las becas Botín aquí

Durante el programa nos reforzaron 3 valores principales: la proactividad, el servicio a los demás y la integridad, sobre esos tres ejes recibimos varias clases con jóvenes de distintas carreras de toda Latinoamérica.

Recibí 650 horas de clase en Madrid, Salamanca y luego en Brasil. Al regresar a Guatemala vine renovada y con muchas ganas de aplicar todo lo que había aprendido. Sabía que podía dar más de mí, así que apliqué para ser una Global Shapper y ahora me encuentro en periodo de prueba.

“Hay habilidades con las que nacemos y otras que hacemos.  Si tienes ciertos talentos permítete vivir experiencias que te hagan descubrir quién eres”

He aprendido, a través del tiempo, a verle el lado positivo de cada situación. Uno puede dedicarse a lo que le apasiona desde donde se encuentre y desde allí se puede generar un gran impacto.

En un futuro, quiero trabajar en proyectos que tengan un efecto global y social que solventen problemáticas. Siento que estudiar Ingeniería si me da una base numérica y analítica para tomar decisiones, que es algo fundamental para cualquier proyecto. Por ese lado estoy muy contenta de haberla estudiado, porque me enriquece.

Me gusta mucho la frase de Farid Dieck que dice “creer en ti, solo abre la posibilidad”, y esa es mi invitación para los estudiantes, que crean en sí mismos para que puedan transformar su entorno.

Te podría interesar:

El legado de la Dra. Hatch: una vida de pasión por la Arqueología

Rolando Cifuentes: “hay que entregarlo todo para alcanzar nuestros sueños”

Nuevo nombre a Biblioteca de UVG Altiplano: ¿Por qué J.R. Hamilton?

 

 


Last modified: 07/05/2019

Anterior

Encuesta Metropolitana (1) /

ASIES presenta interesante estudio de opinión ¿Qué cosas quitan el sueño a los ciudadanos? ¿Qué...

Siguiente

Los hallazgos de la ciudad maya perdida que hoy llamamos La Corona

El Proyecto Regional Arqueológico La Corona -PRALC- ha conducido investigaciones arqueológicas...